»

Ubicación actual:

Inicio | Otros | Biografía | Parte 3

Argentina Mode en InstagramActualizaciones del SitioArgentina Mode en InstagramArgentina Mode en TumblrArgentina Mode en Google+Argentina Mode en YoutubeArgentina Mode en TwitterArgentina Mode en Facebook

 


Biografía
Aquí podrás encontrar la historia de Depeche Mode, acompañada de imágenes, entrevistas, fichas personales, etc. Parte de este texto, al igual que las fichas personales fueron extraídos del libro "Imágenes del Rock" (Silvia Grijalba), el cual se encuentra con algunas modificaciones y, además, actualizado hasta la fecha por Argentina Mode.

Biografía - Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 | Parte 4

Sub-Navegación «
Biografía

DM en Argentina

Q+A - Alan Wilder

Curiosidades

Descargas

Enlaces

Contacto

Créditos

 

 

 

» Rosa roja sobre fondo negro

 

Tras otra meta conseguida, cumpliendo la máxima de Daniel Miller al principio de la carrera del grupo, que decía: "Primero no puedes creerte que estés dentro del Top 70, después te resulta increíble haber entrado dentro de los 20 primeros; más tarde no puedes creer que hayas llegado a número uno en Inglaterra y después te parece casi normal ser disco de platino en varios países del mundo", Depeche Mode comenzaban la nueva década con una responsabilidad para acabar con la paciencia de cualquiera. "Con "Violator" nos sentimos como si estuviéramos empezando de nuevo. Siempre hemos pretendido que este disco fuera muy directo, casi minimalista -hasta donde Depeche Mode pueda serlo-. Ya sé -confesaba Martin- puede resultar pretencioso, pero considero que "Violator" es un disco muy maduro, sólido, un Lp. sin adornos. Después de esto la gente nos considerara un grupo auténtico. Eso me gusta. Quién sabe lo que puede pasar después de este disco". El concepto de volver a empezar, regresar a las raíces y dar pinceladas, aunque sólo fuera de pasada, a los temas que les pusieron en el candelero unos cuantos años atrás están más que presentes en "Violator" (1990) un disco oscuro, más cercano a "Black Celebration" que a "Music for the Masses", por poner un ejemplo , y en el que, una vez instalados en el Olympo, Depeche Mode podían hacer exactamente lo que les apetecía. El primer single del disco, "Personal Jesus" fue un éxito absoluto en todo el mundo. En EEUU llego a número uno (algo que sólo habían conseguido con "People are People") y con él tuvieron, por primera vez en su carrera un disco de oro en Norteamérica pero continuando con la saga de "escándalos" iniciada con "Some Great Reward", "Personal Jesus" tuvo que obligarles a volver a verse las caras con la censura británica. La culpa la tuvo la promoción previa al lanzamiento del disco; en una serie de anuncios de prensa y vallas publicitarias una frase: "Si llamas a este número de teléfono tendrás un Jesus muy particular", invitaba sin más a que el público oyera un adelanto del single, pero la censura vio implicaciones blasfemas y la creatividad publicitaria se fue al traste.
Con "Violator", estos músicos que al principio de su carrera confesaban no acabar de entender porqué sus discos tenían tanto éxito en las discotecas, si a ellos no les gustaba en absoluto acudir a ellas, el status de grandes gurús de la música de baile se confirmó más que nunca. Los remixes de "Enjoy the silence" y "Personal Jesus" invadían las discotecas de todo el mundo. E incluso los herméticos "Warepartys" y los templos del rave más radical, de vez en cuando, hacían un guiño a las raíces y desempolvaban discos de Depeche.

Cuando el Lp salió a la calle el grupo no estaba muy seguro de la dirección a tomar. Se produjo una crisis existencial (parecida, pero menos grave que la del 85), en la que la banda se replanteó su vida. "Llega un momento -declaraba en el 90 un Dave Gahan entonces felizmente casado y padre de un niño- en el que comienzas a plantearte cuánto de tu vida le has dado al grupo. Yo espero que si seguimos con esto dentro de cinco o diez años, que podamos continuar ofreciendo nuevas cosas al público. Me pregunto si manteniendo este ritmo, tour tras tour, disco tras disco, dentro de un tiempo continuaremos siendo tan creativos... Creo que de ahora en adelante vamos a intentar frenar un poco; hacer giras menos largas, distanciar más la edición de los discos. Con el tiempo nos hemos dado cuenta -y podemos permitirnos el lujo- de que los discos hay que hacerlos cuando uno está preparado para ello y no cuando el mercado lo reclama". Pese al ansía de tranquilidad y con la conciencia tranquila, después de saber que casi todo el deber estaba ya cumplido, Depeche Mode se embarcaron en una gira casi suicida para dar a conocer "Violator". Jonathan Roberts, uno de los técnicos del tour explica en el fanzine Bong los entresijos de un espectáculo magnífico (en el que eran teloneados por Electribe 101) que él califica de "pesadilla técnica".
"Cuando vas a ver a Depeche Mode en concierto, ¿qué es lo que oyes?: un cantante, tres sintetizadores y una caja de ritmos... eso es más o menos cierto; porque lo que escuchas realmente es el resultado de un montón de meses de trabajo. Todos los efectos que Depeche incluyen en el disco serían imposibles de llevar en una gira mundial, así que lo que se hace con ellos es samplearlos (en el caso de este grupo con el sampler E-Max II turbo) y se van disparando a medida que se necesitan. En la gira de "World Violation" hay dos sintetizadores delante de cada músico, pero sólo se usa uno; el otro está perfectamente sincronizado para que si falla el primero no ocurra nada. Martin y Andy también tocan a lo largo del concierto percusiones electrónicas, que también están dentro del programa del sampler. Con estas percusiones el grupo tiene la posibilidad de mostrar una puesta en escena más dramática, especialmente en canciones como "Master and Servant" o "Everything Counts". Alan también toca la percusión en esta gira y se le ha construido un aparato especial para que además de poder disparar los sonidos de batería desde su sintetizador, que pueda golpear las percusiones electrónicas y que el efecto suene. Con la caja de ritmos hacemos lo mismo que con los sintetizadores; hay dos perfectamente sincronizadas, gracias al computador general, y si una falla, la otra continúa perfectamente. Si preparas un concierto para 50.000 personas no puedes permitirte el lujo de que todo se venga abajo porque una caja de ritmos se estropea".

Después de la gira, grabación de los vídeos del disco con Anton Corbijn (el de "Personal Jesus" estaba hecho en Almería) y la edición de un libro de fotos, con el grupo en Andalucía, Estambul y otros países que visitaron durante la gira, Depeche Mode se dedicó a actividades paralelas, como la de intervenir en la banda sonora de "Hasta el Fin del Mundo", de Wim Wenders; participar en el disco de Nitzer Ebb, celebrar el 30 cumpleaños de Martin y Andy (que también por esas fechas tuvieron hijos) con una fiesta loca, en la que Gore interpreto, junto a Wayne Hussey de The Mission, canciones del glam de los 70, como "Hello Hello, I'm back again", de Gary Glitter; "Dancing Queen", de Abba o "20th Century boy" de T Rex; Martin y Alan continuaron con sus proyectos en solitario; Counterfeit y Recoil, respectivamente; Andy se dedicó a asegurar su vejez abriendo un restaurante en Londres (llamado "Gascogne") y Dave dió un vuelco total a su existencia, se separó de su mujer y volvió a casarse con una norteamericana, al parecer, conectada con el mundo de la industria discográfica.

 


 

» Un cambio vital

 

Todo esto, en dos años, el tiempo transcurrido desde el final de la gira de "Violator" y el principio del 92, un año exclusivamente consagrado a "Songs of Faith and Devotion", el séptimo disco del grupo en estudio, que salió a la luz en Abril del 93. Los gustos ocultos de Martin y Dave, su pasión por los Stones, Elvis y el rock más guitarrero, absolutamente opuesto a lo que ellos han simbolizado durante años, se resume en este disco distinto, un salto hacia el lado salvaje, dentro de la carrera de Depeche Mode, que parece resumir las transformaciones vitales que han sufrido los miembros del grupo durante el periodo de vacaciones. "Este ha sido -declaraba Wilder a la revista Vox- un disco realmente difícil, no cabe duda de ello. Es el resultado de nuestras actividades en solitario. Nos hemos tomado un respiro entre nosotros; llevábamos mucho tiempo juntos y en este par de años nos hemos desintoxicado; tuvimos hijos, viajamos... todos hemos vuelto con una visión distinta del grupo, de lo que es en sí y lo que significa para cada uno. Nuestras relaciones se han solidificado de nuevo; durante los últimos tiempos había roces entre nosotros, estábamos un poco hartos de todo y ahora hemos vuelto con más energía".
En este disco, con el que confiesan haberse preocupado más por la puesta en escena, componiendo canciones en las que "Alan toque más la batería en directo, Martin las guitarras y los arreglos puedan reproducirse en vivo", las obsesiones de Martin continúan presentes. Especialmente el tema religioso, que además de pesar sobre el título del Lp -"para el nombre del disco queríamos algo con connotaciones religiosas, pero a la vez ambiguo. "Songs of Faith and Devotion" (Canciones de Fe y Devoción) sonaba muy devoto; pero al mismo tiempo, uno podía preguntarse: ¿ fe en qué, devoción a qué ?"- impregna canciones como "Condemnation" o "One Caress", en la que hay frases como "Debo creer que el pecado me hará un hombre mejor".

 

 

Quizá sea en el contenido, en lo ambiguo y obsesivo de las letras, en lo único que Depeche Mode han conservado la semilla original. El sonido de este disco, grabado a medio camino entre Madrid, Londres y Hamburgo, supone una ruptura con muchas de sus normas anteriores y especialmente la parte técnica, de la que se han ocupado el productor, Flood (que ya trabajó con ellos en Violator) y Alan, ha sufrido una transformación considerable "Reconozco -dice Alan- que hemos intentado que Dave diese lo mejor de él. Tratamos que cantara más alto de lo normal, elevando el registro de la voz o que no usara cascos para que sonara absolutamente distinto a cualquier cosa que se haya hecho hasta ahora".
Dave reconoce estar satisfecho con el resultado, pero es que además, a raíz de su separación con su esposa Inglesa, Joanne y su nuevo matrimonio con una chica estadounidense que trabajaba en el staff de producción, Teresa Conroy (Tiempo después tienen una hija en 1992), confesaba nada más salir a la luz "Songs of Faith and Devotion", que había descubierto que su auténtica vida era el grupo. "A veces te pierdes -declaraba un Dave con un aspecto absolutamente cambiado, melena a lo "grunge", barba, tatuajes, patillas y más delgado que nunca- y no te das cuenta de qué es lo que realmente te hace sentir bien. Yo pasé una época difícil dentro del grupo; las giras continuas, estar fuera de casa y ese tipo de cosas te descontrolan. Ahora, después de separarme y de sentirme realmente mal durante mucho tiempo porque he vuelto a hacer con mi hijo lo que mi padre hizo conmigo cuando era pequeño: abandonarlo, me doy cuenta de que la música es muy importante para mí. Por primera vez en muchos años sé qué es realmente lo que quiero".

 

 

Los papeles ya estaban repartidos y la energía, al parecer, más enervada que nunca.

 


 

» Una Gira Monstruosa En Medio De Una Crisis

 

Los integrantes ya habían comenzado a sentir el lado b de la fama. Dave había tenido que cambiarse de casa, y en general el grupo ya se sentía agobiado por la sobre exposición. Las discusiones entre los miembros del grupo, especialmente entre Wilder y Fletcher comenzaron a hacerse más cotidianas.
Los cuestionamientos acerca de la continuidad de Depeche Mode como grupo ya habían comenzado a aparecer. El clímax alcanzado por Violator trajo consecuencias buenas y malas. Por un lado estaba el estado de consolidación y de alto nivel que había alcanzado Depeche como grupo, demostrando su extraordinaria perdurabilidad y la trascendencia indeleble de sus trabajos. Por el otro lado, estaban los efectos secundarios de la fama y el éxito, concentrados principalmente en el agotamiento de la agrupación y en los vicios que trae consigo el mundo nuevo que comenzaban a explorar.
La nueva esposa de Dave Gahan, Teresa, era una chica reconocidamente bohemia y de vida bastante irregular, a diferencia de Joanne, la ex esposa de Gahan. Los nuevos amigos estadounidenses de Gahan definitivamente tenían formas de diversión y de vida totalmente distintas a los amigos que solía frecuentar en Essex, Inglaterra. Lentamente fue entrando a un ambiente que definitivamente no era el suyo, pero que, por cuestión de fama y de cambio de vida, iba asimilando peligrosamente.
Bajo estas nuevas experiencias de vida y la interacción con personas distintas fue concebido "Songs of Faith and Devotion". "I Feel You", el primer single, dejó ver la diferencia con sus anteriores trabajos. Martin y Alan componían esta vez volviendo a las guitarras, y las letras de Martin mostraban un poco lo sentido en esos momentos, agotamiento, un dejo de desesperanza y testimonios de experiencias con amores destructivos y venenosos.

 

 

La gira musical vino acompañado de un cambio de imagen de Dave, quien dejaba el flequillo y estilo que había mantenido, para dar paso a una nueva estética, de rockero, de pelo largo, barba y tatuajes. Comenzaba a admirar la escena grunge que acababa de surgir en Norteamérica, y a tratar de imitar el estilo de vida de bandas como Guns N’ Roses. Poco a poco se fue alejando del sus antiguos amigos, y de la agrupación. No quería sentirse el chico inglés que había sido durante todo el tiempo anterior, quería sentirse una estrella de rock.
El ambiente durante la grabación de "Songs of Faith and Devotion" era altamente tenso e insoportable. Por un lado, estaba Dave. Junto a su esposa y los nuevos amigos, las fiestas eran infaltables. Ya no bastando el exceso de alcohol durante las fiestas, comenzó a consumir heroína.
Se fue envolviendo en la adicción al punto de no asistir a ensayos y desaparecerse por muchos días.
Por otra parte, las diferencias entre Alan y Fletcher se fueron haciendo cada vez más profundas. El hecho de que Fletcher no aportara demasiado en el proceso de creación de los discos, y que antes de las presentaciones en vivo tuvieran que señalarle qué hacer, era algo que no agradaba mucho a Wilder. Alan, a la par de Martin, era excesivamente creativo y aportaba enormemente en la producción y gestación de los álbumes, componiendo los arreglos y preocupándose de otros detalles. El hecho de que Fletcher no hiciera mucho descomponía a Alan, que observaba a el grupo (excepto a Dave, que estaba realmente alejado del grupo por su nuevo estilo de vida y su adicción) trabajar de lleno, mientras Fletcher sólo esperaba las instrucciones al momento de tocar. Martin intentó infinidad de veces conciliarlos y lograr que estuvieran más de 15 minutos en la misma habitación sin pelear, pero la situación se hacía cada vez más difícil. Y sumándole a eso el problema de Dave, la tensión era casi insoportable.
Frecuentemente el productor, Daniel Miller, trató de hacer algo por solucionar las cosas. Intentó ponerle freno a la discordia explosiva entre Wilder y Fletcher, pero la paz era posible sólo por algunos momentos. Se acercó a Gahan para incentivarlo a dejar la destructiva vida que llevaba, pero los intentos fueron vanos. Gahan no escuchaba a nadie.
La solución transitoria fue trasladarse a Hamburgo para continuar las grabaciones en un ambiente nuevo, con aires nuevos. Fletcher volvió a Inglaterra, ya agotado de sus disputas con Wilder, y Dave sólo se presentaba para grabar las voces. El disco quedó absolutamente a cargo de Martin y Alan. Martin, sin embargo, no se sustraía de los problemas. Comenzó a beber impulsivamente. No obstante trató de mantenerse estable, por el futuro del grupo. Mal que mal ,sólo él y Wilder estaban comandándolo.
Finalmente el disco fue lanzado. La situación vivida durante su grabación no había terminado, es más, era un presagio inexorable a lo que vendría después. Durante el tour la realidad se hizo más agresiva. La gira promocional del "Songs of Faith and Devotion" fue un elemento importante para lo que se vendría después. En el comienzo, Depeche trató de iniciar la gira con la mente limpia y con una actitud diferente. Fletcher se casó en enero con su eterna novia Grainne. Dave intentó mantenerse alejado de la toxicidad que estaba consumiéndolo, pero no resultó su iniciativa.
El Devotional Tour fue el limite del exceso. En el equipo de la gira había incluso un siquiatra y un proveedor de drogas. Supuestas orgías en backstage, fiestas alcohólicas y drogas caracterizaron a una gira plena de excesos y escándalos, como el desatado al salir a la luz el rumor de que en backstage se realizaban orgías con modelos y mujeres espectaculares. Cuánto de eso es mito y cuanto es realidad, no se sabe. Lo cierto es que no todo fue desenfreno en la gira, ni hay alguna base sólida en los rumores acerca de las orgías. Sin embargo, la conducta de Gahan empeoró hasta niveles insoportables, los integrantes del grupo no se hablaban entre sí, y sólo se encontraban en el escenario, para después partir a distintos camerinos, distintas limosinas y distintos hoteles. El contacto entre ellos se hizo nulo durante toda la gira. Sólo mantenían contacto Martin y Fletcher, aunque también existía cierta distancia entre ellos. Ocurría lo inevitable. La amenaza del final de Depeche Mode se materializaba atrozmente. Martin Gore alcanzaba altos niveles de alcoholismo. A fines de diciembre fue arrestado por desórdenes en una fiesta privada en el hotel donde se hospedaba. Por su parte, Fletcher se sumía en una profunda depresión, producto de sus roces con Alan y de la estresante situación que se vivía en el grupo. Desertó del tour, por lo que no estuvo presente durante la gira por Sudamérica, volvió a Inglaterra y se internó en una clínica, mientras Darly Bamonte lo reemplazaba en escena. En esos momentos juró no volver a tocar jamás con Wilder.

 

 

La gira finalizó con el grupo en un estado mental muy deteriorado, con Gahan insistiendo en su conducta autodestructiva, Martin cayendo en el alcoholismo, Fletcher internado en una clínica y Alan cuestionándose seriamente la posibilidad de seguir en el grupo. Su agotamiento y deterioro hablaron, y el 1 de junio de 1995 se hizo pública su partida definitiva de Depeche Mode.

 


 

» Lo inevitable

 

Para el grupo, la salida de Alan Wilder no constituía una sorpresa. Su pésima relación con Fletcher y la bastante deteriorada relación con el resto del grupo hacían latente la posibilidad de que se planteara su futuro en la banda. La razón que entregó a la prensa fue la “enorme insatisfacción con las relaciones internas y las prácticas de trabajo en el grupo”. Sin embargo, contrario a lo que pueda pensarse, Alan se marchó en paz con el grupo, tratando de que no se guardaran rencores ni quedaran las relaciones mal.


Carta de Alan al dejar la banda:

Debido a un creciente deterioro en las relaciones internas y de trabajo en el grupo, y con algo de tristeza, es por lo que he decidido partir de Depeche Mode. La decisión de dejar al grupo no fue fácil, particularmente porque nuestros últimos álbumes fueron una demostración del alto potencial que Depeche Mode había desarrollado.
Desde que me uní en 1982, me esforcé continuamente para dar una total energía, entusiasmo y compromiso, para que el grupo obtuviera más éxito, y que voluntariamente ofrecí, a pesar de la mala distribución de la cantidad de trabajo. Desafortunadamente, ya fuera del grupo, mis contribuciones nunca recibieron el respeto y el reconocimiento que todo mi trabajo garantizaba.
Creo que mientras el calibre de nuestro potencial musical mejoró, la calidad de asociación se deterioró al punto de que no sentía mas que los fines justificados del egoísmo. No deseo dejar malos entendidos en lo personal; sólo digo que las relaciones han llegado a ser seriamente preocupantes, cada vez más frustrantes y, últimamente, ciertas situaciones son intolerables.
Dadas estas circunstancias, no tengo otra opción más que dejar al grupo. Esto parece preferible antes que esta situación crezca aún más y que siga reteniendo mi gran entusiasmo y pasión por la música. Estoy emocionado por las perspectivas y la dedicación a los nuevos proyectos.
El resto de los miembros de la banda tienen mi apoyo y los mejores deseos para cualquier cosa a la que se dediquen en el futuro, sea individual o colectivamente.

Alan Charles Wilder
- 1º de Junio de 1995 -



Era la solución sana, y el tiempo preciso para llevarla a cabo. El hecho de que Alan se quedara un tiempo más habría sido más difícil para el grupo y para él mismo.
Wilder no cesó de componer y trabajar en lo que es su pasión, la música. Concentró sus energías en el proyecto que tenía desde 1986, Recoil, y comenzó a dedicarse por completo a su nuevo disco, Liquid.
Por otro lado, Depeche Mode vivía sus días más difíciles. La salida de Wilder no hizo otra cosa que poner en evidencia la crisis interna, que iba en aumento. Eran momentos cruciales, donde la continuidad del grupo era aun una incógnita. No obstante, aún no ocurría lo peor.

 


 

Biografía - Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 | Parte 4

 
 

Todos Los Derechos Reservados © 2005 | Home

Webmaster | Créditos | Arriba