»

Ubicación actual:

Inicio | Archivos | Texto | Prensa | Depeche Mode en Rock & Pop

Argentina Mode en InstagramActualizaciones del SitioArgentina Mode en InstagramArgentina Mode en TumblrArgentina Mode en Google+Argentina Mode en YoutubeArgentina Mode en TwitterArgentina Mode en Facebook

 


Depeche Mode en Rock & Pop
Entrevista a: Depeche Mode
Revista: Rock & Pop
Por: ?
Fecha:
29 de Septiembre de 1989

Sub-Navegación «
Recortes Periodísticos

Conferencias/Anuncios

Entrevistas

Galería de Imágenes

Radio

Lanzamientos

Video clips

Conciertos

Documentos

Exclusivas

Electronic Press Kits
Proyecciones - Tours

Versiones Bare

Presentaciones en TV

 

 

Imágenes

 

 

 

 

Transcripción


A diferencia de grupos como Human League. Bronski Beat, Devo, Soft Cell, Heaven 17, Depeche Mode no solo ha sobrevivido más allá de la moda del tecno sino que cada año consiguen aumentar su popularidad mundial, tocando ante más gente y en países nuevos, continuamente invadiendo las radios FM con sus letras entre depresivas y decadentes. Ahora que su álbum grabado en vivo (y muy muy pronto el LP solista de Martín Gore) llegó a nuestras costas, bien vale preguntarse: ¿Cuál es el secreto de Depeche Mode?

En realidad, el secreto de Depeche Mode es bastante simple: bajo la pátina de moderna frialdad existe una calidez bien humana. “Yo intento expresar una gran cantidad de sentimientos reales en las canciones. Es fundamental”, asegura Martín Gore, el compositor principal del grupo. Ahí reside el punto de contacto de hits como “Fly On a Windcreen”, “Blasphemous Rumours” y “ Never Let Me Down”, la cosa neo-psicodelica de “Music for the masses”, su octavo álbum. Con canciones que hablan de la soledad, muerte, misterio, desequilibrio y tensión sexual, temas fuertes que se equilibran con una habilísima combinación de melodías, sonidos y paisajes sonoros que pegan fuerte en la gente joven sensible. De esta manera, Gore se convierte en un buen vocero para una generación de adolescentes poco románticos y post-nucleares, que miran con miedo (o al menos nerviosismo) al abismo que los separa de la adultez. “Yo creo que hay mucha gente a la que no le gusta este mundo, y que encuentra algo en nuestra música”, sugiere Alan Wilder, a quien Gore describe como el “único músico verdadero de la banda”, “porque es mas real que las mayorías de las cosas que suenan por las radios. Además, tratar determinados temas con una onda especial, positiva y bien pop, ya que el bajón en si esta dado por las letras mismas. A diferencia de otras bandas de música electrónica, sabemos que lo fundamental son las canciones, y es muy difícil seguir escribiendo canciones buenas. Tenemos suerte que Martín siga perfeccionándose al componer, porque siempre recuerdo que me encantaba Human League, pero llego un punto donde dejaron de hacer cosas buenas. Se les agotó la creatividad.
“Otra razón para el fracaso de muchas bandas de música electrónica”, arriesga Gore, “es que lentamente abandonaron sus raíces y se tornan muy convencionales. Comienzan usando muchos sintetizadores y sobre grabaciones y despues quieren tocar todo en vivo. Justamente lo contrario”. Traidores, bah. Claro que Gore mismo ha usado una guitarra alguna vez, pero no sin procesarla tanto que nadie puede distinguirla como tal. Porque si hay algo que Depeche Mode valora y cuida tanto como sus canciones son los sonidos que usan para cada una de ellas. Así es como en cada disco mezclan viejos sintetizadores con la tecnología mas actual, dedicándole casi tanto tiempo a la búsqueda de sonidos como a las grabaciones en si. Han golpeado vías de tren con un martillo, tirando piedras sobre planchas de metal y hasta golpeado una aspiradora, además de haber incluido ruidos de juguetes. “También utilizamos instrumentos convencionales”, dice Wilder, “pero de maneras poco convencionales. La respiración al inicio de “I want you now” es un acordeón, otra vez punteamos una guitarra acústica con una moneda, y un sonido que parece una guitarra en realidad es la vos procesada del cantante, David Gahan”. Todo un progreso, si se recuerda que en 1980 los compañeros de colegio Gore, Gahan, Andrew y Vince Clarke comenzaron haciendo temitas pop en sintetizadores baratos. Llamaron la atención de los punks de su pueblo e Basildon y una vez bautizados Depeche Mode (algo así como ‘moda rápida’ en francés) se dirigieron a Londres y los contrato el fundador de Mute Records, donde editaron tres simples y el álbum debut “Speak & Spell”. Al rato de ingresar al Top 10 se produjo la partida de Clarke, quien luego encabezo Yaz y Erasure. Sin el autor de la mayoría del material del debut improvisaron el LP “A broken frame” y redondearon su estilo con “Costruction time again” y “Some great reward”, donde el sonido tecno-industrial se unió a letras polémicas, como el sadomasoquismo de “Master and servant” y el fatalismo de “Blasphemous Rumours”, donde una chica sobrevive un intento de suicidio y encuentra a su fe en Jesús... para morir en un accidente mientras un Dios irónico mira todo.
Tras experimentar una gran falta de interes durante su primera gira por los Estados Unidos, Depeche Mode finalmente entró al mercado norteamericano ya 1988 realizó una gran gira cuyo show numero 101 fue ante 78 mil personas en un estadio de Los Angeles. Asi surge el titulo de su ultima producción, un disco doble grabado en vivo que se une a una película grabada por el director D. A. Pennebaker, celebre por documentar a Bob Dylan en los años sesenta (Don`t Look Back) y por filmar el Monterrey Pop Festival. La idea de hacer una película comenzó a tomar forma hacia Marzo del año pasado, y al mes siguiente –justo antes de iniciar la gira- conocieron a Pennebaker y acordaron para que los acompañe en todos esos shows. Según Gore, “Lo elegimos porque podría hacer algo mas interesante e intelectual que los directores mas comunes a este tipo de cosas. El riesgo de llamar a alguien que simplemente filmara bien y que estuviera de moda era terminar con un filme terriblemente similar al de otros grupos. En cambio Pennebaker no había nada relacionado a la música en muchos años, aunque su capacidad para largometrajes es e primera línea”.
La tarea de filmar los conciertos terminó en Junio, y ahí empezó la edición del material, tanto en vivo como las tomas en los hoteles y camarines. Una constante de la película es el dinero, aunque Gore aclara que “En realidad la constante y el elemento mas importante de “¡o¡” no es el dinero sino el show en si. Pasa que se supone que el filme es la división objetiva de una gira de Depeche Mode, y eso incluye lo que ocurre en la ruta y detrás del escenario. Y es obvio que todas las noches se reúne nuestro contador con los organizadores y se la pasan hablando e dinero, que es el elemento ineludible dentro de la industria musical”. “Todo esto no fue una decisión pensada para aumentar nuestra popularidad sino que simplemente creímos que era el momento apropiado para hacer una película. En 1984 habiamos filmado el show en vivo “Live in Hamburg”, y todos sentimos realmente que no estaba muy bien realizado, y que podíamos hacer algo mucho mejor. Además, ¡1984 fue hace tanto tiempo! Yo creo que “101” es bastante interesante y estoy seguro que andará bastante bien como video para los fans, pero aun tengo mis dudas sobre las respuestas que tendrá en los cines, porque en general las películas musicales tienen una convocatoria bastante limitada. Hasta “Rattle and hum”, que tuvo mucha publicidad, fue in relativo fracaso, porque este tipo de películas solo llaman la atención de los fans respectivos. Lo importante es que nos entiendan. Intentamos ser bastante realistas en lo que hacemos, y son solo ver la película es obvio que no somos tan serios como piensan. En 101 hay una buena cuota de humor y en ningún momento aparecemos discutiendo filosofía en una mesa e café. Para que nos divertimos mucho, pero nos tomamos enserio lo que hacemos. Nos acusan de hacer un pop medio depresivo, y tan solo somos realistas. A veces no entiendo muchas cosas que dicen de nosotros... en cuanto al LP, es básicamente todo lo que hemos tocado en vivo. Siempre pasa que antes de salir de gira tenemos una gran discusión porque cada uno tiene sus temas favoritos y no queda otra que dejar conformes a todos en un punto medio que no termina de satisfacer a nadie. No se si esto marca el final de una etapa e la banda, pero obviamente marca el final de una década y de una era. Comenzamos en 1980, este álbum salió en 1989, y no habrá un trabajo en estudio hasta 1990, cuando estemos en otra década. Quizá saquemos un simple antes de fin de año, pero todavía no estamos seguros...

¿Y EL FUTURO?
Despues de 101, la primera señal de actividad del grupo provino de Martín Gore, quien a mediados de este año saco su primer material como solista: un mini LP con seis nuevas versiones de temas escritos a principios de la década de los ochenta, y que justifica diciendo que “La mayoría de la gente que hace covers se inclina por temas conocidos, pero lo que yo hice, aprovechando los sintetizadores como en Depeche Mode, es tan solo mío”.
Mas allá de este trabajo paralelo, Depeche Mode entrara en su segunda década de vida con cierta intención de cambiar algunas cosas. “Creo que ha llegado la hora de cambiar nuestra forma de componer”, especifica Gore, “porque en los últimos cuatro discos hemos ido perfeccionando y ahora llego el momento de dar un paso atrás y mirar todo en perspectiva, para cambiar lo que sea necesario. Supongo que iremos hacia algo mas minimalista, porque nos atrae bastante. Es cuestión de rescatar algunas otras y cambiar otras. Algo que recordé hace poco es que hubo un memento, a mediados de los ochenta, en que nos preguntaban por que hacíamos música electrónica, como si fuéramos a tentarnos en algo mas jazzero y a la moda, tipo Sade o Style Council, pero lo que estábamos haciendo nos interesaba, y el reciente furor de las cosas electrónicas –acid-house, new beat, etc- no hace mas que reafirmar nuestras convicciones artísticas. Estamos en el camino indicado”.
 

 

 
 

Todos Los Derechos Reservados © 2005 | Home

Webmaster | Créditos | Arriba